Ana Lucero

Home » Ana Lucero

Soy una artista autodidacta nacida en Río Cuarto, Córdoba y radicada en la ciudad de Rosario, Santa   Fe.

 El arte estuvo siempre en mi vida, manifestándose de diferentes formas, pero fue en Rosario   donde   se materializó como pintura. La influencia recibida en mis años vividos en Europa, se ve   reflejada en la marcada reminiscencia de mis obras hacia la pintura de los maestros clásicos.   Encuentro una gran fascinación en la figura humana, los rostros, los iris, que son obras de arte en   sí mismos, galaxias, las ventanas del alma. Las pieles y líneas femeninas me apasionan, es por   eso que mis nuevas obras están pasando de ser sólo rostros o partes de un cuerpo, a cuerpos   completos desnudos, donde el rostro ya no es el protagonista, y sí lo es la danza de las formas.

 Me inspira el alma femenina, en todos sus procesos espirituales, esa alma multifacética, libre y   dinámica. Su sutileza invisible y silenciosa, su constante cambiar y renacer y poder plasmar   emociones que la definan, inspiran mi pincel y creatividad. Una mujer que es parte del todo, que   no se victimiza y que tiene la fuerza de crear lo que se proponga.

 Mi proceso creativo inicia con una fotografía que tomo yo misma, de un/a modelo, y que luego es llevada a la tela, a veces absolutamente fiel y otra transformadas por la improvisación del   momento creativo, según las musas lo dictan.

He realizado varios autoretratos, como parte de un auto-conocimiento, como parte de un proceso de sanación espiritual. Y sea el caso o no, cada obra es un pequeño reflejo de mi propia alma, que vira hacia el observador y se convierte en espejo, para proyectar lo que dicta su propia alma. Con gran contenido espiritual y emocional, busco, a través de mis obras, estimular la belleza innata que existe en el interior de todos los seres humanos.

Serie Templo: En esta serie intento mostrar una forma de amor que aspire a la superación de la dualidad, donde desaparecen los ideales y se acepta plenamente el cuerpo del otro,  que se transforma en sagrado. Busco construir así un nuevo cuerpo amoroso que supere la separación de lo femenino y lo masculino, dando origen a este templo.  Desde esta perspectiva,  para mi la sexualidad es un vehículo a través del cual el espíritu trasciende.

Entiendo también a este templo como el espacio alquímico, siendo la alquimia  el poder creador que se proyecta desde la obra y abre la puerta a la abundancia.

Mi deseo es compartir esta experiencia con el espectador,  quien al experimentar la superación de la dualidad a través de la contemplación de la obra, pueda construir su propio camino para la integración  de otras dualidades . Ampliando este horizonte de integración a todos los ámbitos que el mismo quiera aplicarlos.

De más esta decir que entiendo al arte en la misma perspectiva que lo pudo haber entendido el movimiento surrealista, o sea creo firmemente en su capacidad para transformar la realidad, y al mismo tiempo en la necesidad de construir un estado de conciencia más allá de la división entre el individuo y el todo. Creo también, que tanto el arte como el amor ejercidos en ámbitos de absoluta libertad pueden mostrarnos ese camino.

Para alcanzar estos objetivos, en la construcción de la imagen tome varios recursos plásticos: Los cuerpos  femenino y masculino como opuestos, la pose de los mismos, la utilización del fragmento y la técnica hiperrealista.

En cuanto a los opuestos, están identificados en la obra como femenino y masculino, reconocibles a través de la anatomía y de los diferentes tintes de las pieles con distintas temperaturas.  La pose o postura que toman estos cuerpos en la composición,  donde se entrelazan y dan la sensación de que uno entra en el otro. El fragmento, que es un blow up realizado en la fotografía de base donde se acerca la imagen de tal manera que todo lo que se ve en la composición es solo piel.  Y por otro lado la técnica hiperrealista que apunta a que el espectador pueda sentir la textura y experimentar la sensación de tocar la piel.

Con todos estos elementos el observador puede sentir ese cuerpo nuevo que se formo,  con los opuestos integrados  que es el templo, y vivirlo en si mismo.

Mi obra: https://www.instagram.com/p/B-KrfGOFteJ/

F: @analuceroartista  https://www.facebook.com/analuceroartista/

I: @analuceroartehttps://www.instagram.com/analuceroarte

Artista con Gestión realizada por Tiziana Manero